En este año 2013 se cumplen cuatrocientos años  de la existencia de Andorra con entidad jurídica propia y un término municipal que poco difiere del actual. Y si estos tiempos de austeridad no permiten grandes celebraciones conmemorativas, bueno es que los andorranos sean conocedores de una parte de su pasado.

Don Generoso Vázquez Lacasa en su libro “Datos históricos sobre la Muy NobleVilla de Andorra”, publicado en 1926 y reeditado por el Ayuntamiento en 1982, señala dos importantes documentos existentes en el archivo municipal que descubren un momento histórico para los vecinos de Andorra.
El primero de esos documentos, escrito en latín y castellano y fechado en Zaragoza el 20 de Marzo de 1613, es un Privilegio que consta de 17 páginas por el que Don Pedro Manrique, Arzobispo de Zaragoza entre 1611 y 1615, concede la jurisdicción civil y criminal a los vecinos de Andorra y señala los límites mojón a mojón de su término municipal ante Juan Lorenzo de Escartín, notario público de la ciudad de Zaragoza. Hay  también una copia del original expedida por Juan de Bielsa, notario habitante en Andorra.
Según palabras de Vázquez Lacasa, “Don Pedro Manrique, Arzobispo de Zaragoza y dueño de esta Villa en lo espiritual y en lo temporal, regía los destinos de la Diócesis. Estefue el personaje ilustre que, lleno de generosidad y desinterés, puso en manos de Andorra el cetro de su libertad e independencia”.
El segundo documento, escrito también en latín y castellano sobre una piel de animal finamente curtida, lleva la firma autógrafa del rey. Se trata del Privilegio Real promulgado en Segovia, el 21 de Septiembre de ese mismo año 1613 por Felipe III (señor de los reinos de la península entre 1598 y 1621), concediendo al lugar de Andorra jurisdicción civil y criminal propia distinta de la de Albalate del Arzobispo y reconociendo los límites de su término municipal, otorgado ante Agustín Villanueva, consiliario y secretario de la sacra católica y real majestad y por su autoridad, notario público en toda su tierra y jurisdicción.
 “En esta hermosa carta real –añade Mosén Generoso–  aparece más amplia, más concreta y mejor especificada la concesión de autonomía hecha a esta Villa por Felipe III. Este importantísimo documento merece ser bien conocido de todos los andorranos, estimado en su verdadero valor y recordado con gratitud”.
A quienes quieran profundizar sobre estos hechos de principios del siglo XVII; conocer la realidad territorial del imperio heredado por Felipe III; saber quienes eran los señores de estas tierras bajoaragonesas; comprobar la pervivencia de muchos nombres de las partidas del término municipal de Andorra; o intuir cómo la población experimentó un notable crecimiento en todos los sentidos y comenzó a gestionar con autonomía las cuestiones locales… A quienes quieran saber más sobre nuestra historia, y especialmente a los docentes de los centros educativos de la localidad, les invito a leer la transcripción de esos documentos y las sugerencias didácticas en unas publicaciones que podrán localizar con facilidad:
Gascón Pérez, Jesús: “El Privilegio Real concedido por Felipe III al lugar de Andorra. Importancia histórica y posibles usos didácticos”. Págs. 272-293. Revista de Andorra Nº 4. Centro de Estudios Locales. 2004
Vázquez Lacasa, Generoso: “Datos históricos sobre la Muy Noble Villa de Andorra”.
 Págs. 93-124. Ayuntamiento de Andorra. 1982

Felipe III