COVID-19 Y VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES: PANDEMIAS MUNDIALES DEL SIGLO XXI.

Durante los últimos meses, la pandemia por COVID-19 ha llevado al confinamiento en cientos de países, pasando miles de millones de personas a refugiarse en sus casas, procurando así evitar el contagio. Se trata de una medida de protección, pero conlleva otro grave peligro: vemos cómo aumenta otra pandemia en la sombra, la violencia contra las mujeres.
El confinamiento aviva la tensión y el estrés generados por preocupaciones relacionadas con la seguridad, la salud y el dinero. Así mismo, refuerza el aislamiento de las mujeres que tienen compañeros violentos, separándolas de las personas y los recursos que mejor pueden ayudarlas: familia extensa, amistades, profesionales,… Es la situación perfecta para ejercer un comportamiento controlador y violento en el hogar.
Las circunstancias actuales complican todavía más la posibilidad de denunciar, debido a las limitaciones para comunicarse por teléfono en la misma vivienda en el que se encuentra el agresor, así como la alteración del funcionamiento de servicios públicos como fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, la justicia y los servicios sociales. Además, esta alteración en ocasiones dificulta la atención y el apoyo que necesitan las víctimas. Pese a todas estas dificultades, desde que se inició la pandemia, de forma generalizada en todo el mundo, se ha notificado un incremento de llamadas de mujeres en búsqueda de ayuda, un incremento de denuncias por violencia doméstica, mayor necesidad de protección de emergencia, así como la escalada en la intensidad de la violencia hacia las mujeres.

Como respuesta a ello, tanto instituciones públicas como otras entidades, han doblado sus esfuerzos para ofrecer recursos para la protección de estas mujeres, con la dificultad de tener que readaptarlos a fin de ofrecer una respuesta adicional a las circunstancias que acompañan a la COVID. Según datos de abril de 2020 de la ONU-Mujer, en los 12 meses anteriores a esa fecha, 243 millones de mujeres y niñas (de edades entre 15 y 49 años) de todo el mundo habían sufrido violencia sexual o física por parte de un compañero sentimental. Con el avance de la pandemia del COVID-19, es probable que esta cifra crezca con múltiples efectos en el bienestar de las mujeres, su salud sexual y reproductiva, su salud mental y su capacidad de liderar la recuperación de nuestras sociedades y economías y de participar en ella. Incluso antes de que existiera el COVID-19, la violencia doméstica ya era una de las violaciones de los derechos humanos más flagrantes. Por ello, nuestro empeño no debe consistir únicamente en sobrevivir al Coronavirus, sino también en desarrollar medidas para erradicar de manera urgente la violencia contra las mujeres. Debemos renacer de esta crisis con mujeres fuertes, que ocupen el centro mismo de la recuperación.

Desde la Mesa Comarcal para la Prevención y Erradicación de la Violencia hacia las Mujeres de la Comarca Andorra Sierra de Arcos, queremos seguir luchando para combatir esta pandemia en la sombra. Por ello, este año en torno al 25 de Noviembre, Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres, lanzamos la Campaña “Cubre tu boca, pero no la Violencia Machista”, con la que hemos querido poner en evidencia el necesario uso de la mascarilla para protegernos frente al COVID-19, pero también de la necesidad de no ocultar las situaciones de Violencia hacia las mujeres que nos rodean. Una de las actuaciones que recoge esta campaña es “Ver, oÍr y no callar”. Con ella se pretende sensibilizar sobre las diferentes formas de violencia que afectan a las mujeres, así como hacer reflexionar a la ciudadanía de la necesaria implicación del conjunto para hacer visibles estas situaciones de violencia: abriendo nuestros sentidos, prestando atención a cualquier indicio de éstas y alzando la voz para destaparla cuando detectemos una situación de violencia, ya que en muchas ocasiones las víctimas no se atreven a hacerlo.

Todas las personas que quieran participar, podrán compartir con nosotras en veroirynocallar25n@gmail.com un vídeo corto o fotografía explicando su motivo o razón por el cual la Violencia hacia las Mujeres debería ser erradicada y etiquetarlo en sus redes con el hashtag #veroirynocallar25n. Con todos ellos se realizará un montaje grupal.

Mesa Comarcal para la Prevención y Erradicación de la Violencia hacia las Mujeres de la Comarca Andorra Sierra de Arcos.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies